8.1.13

A LOS 49 AÑOS DEL 9 DE ENERO DE 1964


Hace 49 años, el 9 de enero de 1964, el pueblo panameño, armado de piedras, palos y mucho orgullo, se enfrentó al ejército de los Estados Unidos después que en un acto cobarde rompieron la bandera que un pequeño grupo de estudiantes quería izar en tierra panameña. ¡No podíamos izar la bandera panameña en Panamá!

No era la primera vez que con fuerza nos reprimían. Desde mediados del siglo XIX el país norteamericano utilizaba el poder de su ejército para imponer sus intereses a las naciones del Istmo centroamericano. Y cada vez que ocurría en Panamá, los incidentes terminaban con el pago de grandes sumas de dinero exigidas por supuestos daños, sobre la base de un tratado ilegal que nos impusieron en 1903.

Pero esta vez fue diferente. El presidente panameño Roberto Chiari rompió relaciones diplomáticas con Estados Unidos, cosa que no había hecho antes otro país de América Latina, hasta que se negociara un nuevo tratado. La diplomacia panameña actúo con rapidez y eficacia y, aunque el país dejó ese día 22 muertos, se logró que Estados Unidos y todo su ejército saliera de Panamá. No fue sencillo. Tuvimos que esperar tres décadas. Y en el camino hubo más muertos. Pero triunfamos. Nuestros mártires no murieron en vano.

Las banderas que se sembraron florecieron en el Panamá del siglo XXI.


Mártires del 9 de enero de 1964: Ascanio Arosemena, Luis Bonilla, José Del Cid Cobos, Maritza Ávila Alabarca, Teófilo Belisario De La Torre, Gonzalo A. France, Víctor M. Garibaldo, José Enrique Gil, Ezequiel Meneses González, Víctor M. Iglesias, Rosa Elena Landecho, Carlos Renato Lara, Evilio Lara, Gustavo Lara, Ricardo Murgas Villamonte, Alberto Nichols Constance, Estanislado Orobio W., Jacinto Palacios Cobos, Ovidio L. Saldaña, Rodolfo Sanchez Benítez, Alberto Oriol Tejada, Celestino Villareta.